Archivo del Autor: santiagosantana

El Derecho de Propiedad, un problema – Santiago Santana Cazorla

 

Santiago Santana Cazorla

Santiago Santana Cazorla

Suelo madrugar. Me gustan las sensaciones mañaneras. El olor a naturaleza de mi isla, Gran Canaria, me aclara las ideas. Con frecuencia reflexiono sobre el horizonte más inmediato de nuestro progreso, bienestar y desarrollo turístico y siempre llego a la misma conclusión: a veces hay que aplicar el sentido común porque, de lo contrario, nos arriesgamos sin necesidad a pecar más por exceso que por defecto.

 

La sensatez es una buena aliada de la naturaleza humana y en todas las ocasiones que la elijo como compañera de viaje, no me defrauda.

Y quiero subrayar esta última consideración porque junto al debate público y privado sobre rehabilitación turística, existe un foco de tensión en el que apenas hemos reparado: el derecho de propiedad, una losa que merma la modernización y que atenaza a Gran Canaria como la isla con peor perfil para competir en condiciones de igualdad ante los socios comerciales europeos.

En Canarias pueden calcularse unas 440.000 camas, de las que 240.000 pertenecen a planta hotelera y el resto de las 200.000 unidades corresponden a bungalows y apartamentos.

Debería ser un volumen lo suficientemente sólido como para garantizar la cifra récord de visitantes durante el pasado año, que se situó por encima de los 12 millones de personas.

Sin embargo, seamos realistas. Al menos 100.000 plazas están sometidas, por exigencias del mercado (o sea de nuestra relación con los turoperadores), a una renovación urgente que, según la Estrategia Inteligente del Gobierno regional, debe conquistarse en 2020.

Es decir, si tenemos que rehabilitar casi un cuarto de la oferta disponible en menos de seis años, debemos conocer de antemano las reglas de juego de un reto que, a priori, veo difícil. Es más, hoy por hoy, no lo tengo nada claro.

Como empresario, he superado tres crisis estructurales dolorosas. Y gracias a la constancia, me he mantenido, pero ahora, nos encontramos con un polizonte que se aloja en nuestros camarotes y, oiga, no hay manera de sacarlo ni siquiera para que le dé un rato el aire.

La modificación de las leyes de control sobre el territorio que hemos conocido en la última década, apenas se han asomado al fenómeno. Muchos creen que es imposible de limpiar el derecho de propiedad frente al derecho de explotación turística. Otros opinan que el nivel de pleiteo estaría servido, dándole así más fortaleza a los turoperadores. Pero yo me pregunto: ¿y el lío judicial actual? ¿A quién beneficia?

Yo, particularmente, afirmo que los problemas hay que encararlos para buscar una salida. Si no, vamos a arrastrar esa tapa de bidón otros 10 años y, para entonces, habremos perdido muchas oportunidades. Si no, el negocio en sí…

Se estima que el 80% de la planta extrahotelera de Gran Canaria está en manos de particulares y, según datos no oficiales, el 20% de los titulares habría fallecido con el paso del tiempo sin que sepamos quiénes son sus herederos y ante quién habría que lidiar para cuantificar una inversión capaz de ser amortizada en tiempo y forma.

O sea, un laberinto, un callejón sin salida con resultados desalentadores.

Imaginemos que las administraciones expropian aquellos espacios que no se adecuan a las exigencias del mercado. Imaginemos también una avalancha de reclamaciones. Imaginemos que Gran Canaria sufre las peores consecuencias de un atasco por los perjuicios a privados… Un caos.

La Administración, los partidos y los políticos están más que rodados para encontrar una salida. No podemos seguir enquistados en una posición en la que perdemos todos.

Conozco un caso reciente en el Sur gran canario. Son la cara y cruz de la misma moneda. Un grupo de apartamentos se ha reconvertido en realquiler a residentes a una media de 310 euros al mes. El complejo anexo, que es de otros promotores, firmó un preacuerdo con un grupo europeo para rehabilitarlo en su totalidad. Se garantizaban cuatro años de explotación de manera que salían los números. Cuando el turoperador giró una de sus visitas de calidad, comprobó que los realquilados afeaban el potencial de la zona y que, por tanto, el precio bajaba de inmediato. Conclusión: se frustró la operación para modernizar.

Vemos que, en la práctica, prevalece el derecho de propiedad. Campa a sus anchas en medio de una nebulosa, de una laguna jurídica oscura y dispersa, a la que no se quiere combatir sin que nos den explicaciones convincentes.

Bastaría con declarar de interés general determinadas áreas turística incluso aquellas edificadas que son ahora mismo inviables para el negocio. La facultad ha de recaer entre todas las administraciones sin distracciones ni miramientos. Urge equilibrar la planta hotelera entre las grandes islas para que estemos preparados cuando los mercados del Norte africano y de Oriente Próximo levanten cabeza.

Fíjense en Tenerife, donde el 75% de su oferta está basada en hoteles de cuatro y cinco estrellas. En

, en cambio, lo estamos pasando mal. La isla redonda está mediatizada por los propietarios sin que se apliquen medidas compensatorias como autorizar por la vía de urgencia nuevas construcciones sin necesidad de estar regidas por moratorias que no cumbre la realidad turística al completa.

Es el tiempo de los valientes y de no esconder la cabeza en la tierra.

FIMAR GRAN CANARIA 2014

 

Fimar 2014 Las Palmas Gran Canaria

El domingo finalizó la cuarta edición de la Feria Internacional del Mar (FIMAR) 2014 organizada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

El evento congregó a más de 20.000 visitantes en la Plaza de Canarias y en el muelle de Santa Catalina donde se realizaron numerosas exhibiciones náuticas de paddle surf, piragüismo, windsurf, vela latina y motos de agua; además se programaron actividades gratuitas, un ciclo de cine sobre el mar, proyección de cortos, actuaciones musicales y talleres infantiles. Todo ello, acompañado de un clima soleado como hacía tiempo que no teníamos en la capital gran canaria.

Sigue leyendo

En memoria de Adolfo Suárez – Santiago Santana Cazorla

Adolfo Suarez un Gran Ministro

Adolfo Suárez un gran Presidente

El presidente Adolfo Suárez y su equipo financiero lograron abrir la economía al Mercado Común Europeo, atrajeron la inversión extranjera, generaron confianza y corrigieron los fuertes desequilibrios que frenaban la actividad productiva de nuestro país. De su visita a Canarias, recuerdo su talante conciliador y su espíritu animoso para la incipiente industria turística que poco a poco se abría paso en aquella década de los setenta.

Sigue leyendo

Por una solución urgente – Santiago Santana Cazorla

Santiago Santana Cazorla

Santiago Santana Cazorla

Los acontecimientos de las últimas semanas, me han permitido reflexionar desde la serenidad.

He asistido, con asombro, a un enconamiento (cabreo como dicen en mi tierra) entre las administraciones central y autonómica que en nada nos beneficia.

Empresarios, inversores, empleados y demandantes de empleo observamos con pena

Sigue leyendo

Gran_Canaria

Canarias en cifras: los detalles de unos meses de récord

Desde hace unos meses, estamos acostumbrados a encender la televisión y encontrar noticias relacionadas con el auge del archipiélago canario. Las medidas emprendidas por los empresarios y financieros canarios para mejorar las condiciones de las estructuras ha atraído a un sinnúmero de turistas, nacionales y extranjeros, que ha nutrido las estadísticas hasta dispararlas por encima de las expectativas.

El trabajo ha sido, además de la industria hostelera, responsabilidad de las condiciones naturales de las Islas Canarias.

En el año 2009, el varapalo al turismo español y por consiguiente al canario fue descomunal : la crisis económica atrapó al sector hostelero y el número de visitantes y el nivel de gasto turístico en las Islas se resintieron de forma significativa. Una economía tan dependiente del turismo como la canaria continuó forzando el engranaje y perjudicó al mercado laboral; pero aunque la ocupación hotelera rondara tan solo el 52% y pusiera freno a un ascenso meteórico, las tendencias volverían a revertir.

2013 fue un año de esperanzas y de acelerones recompensados. Las cifras que se arrojaron a final de año fueron claros respecto a la trayectoria que estaba tomando las islas: las cosas se estaban haciendo bien. 9.591.419 turistas extranjeros se decantaron por las Islas Canarias en los once primeros meses del ejercicio; y diciembre cerró con un 100% de ocupación de los hoteles, hasta el punto de que se dieron algunos casos de overbooking.

Gran Canaria encabezó la sorpresa: en 2013 batió su récord de visitantes al lograr los  3.384.264 turistas, igual que superó la meta histórica del gasto turístico en la Isla, con 3.744.912.823 euros de ingresos por turismo.

La línea ascendente continúa a comienzo del nuevo año: en enero de 2014 se registraron nuevos récords. El Archipiélago ha registrado el mejor mes en la cifra de visitantes extranjeros de su historia, superando la barrera del millón, lo que supone un +13% respecto al mismo mes del año anterior. Uno de cada tres extranjeros que visita España se decanta por las Islas Canarias, lo que supone recuperar el mercado alemán y conquistar el británico, que ha subido en un +15%. Acorde al aumento de visitantes, el gasto turístico también bate récord: 1.773 millones de euros se quedaron en el Archipiélago.

Estamos orgullosos de decir que somos canarios y que trabajamos por aumentar las posibilidades de que esta tierra continúe creciendo. Queremos compartir la fortuna de vivir en esta naturaleza y este clima únicos, y que ello nos siga haciendo grandes. Continuaremos luchando para que las administraciones trabajen por las mejores condiciones en empleo para los canarios, superando las barreras que nos perjudican, y permitan a los hosteleros seguir haciendo las cosas bien.

Grupo Santana Cazorla - Club La Cornisa

Diversificación y líneas emergentes

Las corrientes de la diversificación llevaron en su día a Grupo Santana Cazorla a invertir esfuerzos y capital en sectores menos voluminosos que la hostelería y el turismo, la construcción o la gestión inmobiliaria; pero igualmente satisfactorios para el Grupo.

El Grupo Santana Cazorla proporciona los recursos necesarios para poner al servicio de los grancanarios un bien fundamental en sus casas: agua purificada de la mejor calidad. Distribuido en varias compañías de agua en San Bartolomé de Tirajana, el Valle de Tauro y San Roque, abastecemos buena parte de los hogares del Sur de Gran Canaria.

El toque de distinción lo pone la actividad enológica del Grupo: los vinos Oro Blanco y Oro Negro de Tirajana acompañan a las mejores comidas gourmet y han adquirido el sello que procuramos en todas nuestras marcas y compañías: garantía de calidad, cuidado y mimo en la confección. De este modo, pretende ahondar en un sector en pleno auge en la región como son las bodegas canarias, cuyo despertar los está llevando a la comercialización en el extranjero.

No olvidamos la importancia del ocio y el tiempo libre para todos nuestros ciudadanos; aunando la experiencia de algunas compañía hosteleras en el sector de la belleza y el bienestar, Santana Cazorla decidió lanzar su propia marca en esta área en pleno desarrollo: El Club La Cornisa es un complejo deportivo dotado de spa pistas de squash, piscina climatizada, gimnasio y centro de talasoterapia; acompañado de un servicio de cafetería y restaurante. Una inversión de lujo que pone el broche de oro a los esfuerzos por diversificar nuestra actividad.

En definitiva, el crecimiento de Santana Cazorla se asemeja al de un árbol: cuanto más crezcan y se diversifiquen sus ramas y más fuerte sea su tronco, más sólido y duradero logrará ser nuestro Grupo.

Santiago Santana Cazorla - Paradise Hotels & Resort - Gran Canaria

Por una cumbre sobre la rehabilitación

Este fin de semana he meditado sobre muchas de las reflexiones, análisis y artículos en torno a la renovación turística. En casi todas percibo preocupación empresarial y sofoco político. Leí también con atención el blog de Paulino Rivero sobre esa Segunda Transición que plantea al presidente de la Nación para que las singularidades canarias (fiscales y económicas) tengan el espacio que se merece en la Constitución, como si ya no constaran de forma clara en el texto actual. Están siendo unas semanas muy intensas, pero a la vista de los hechos me remito: mucho ruido y pocas nueces.

Parece que hemos encontrado la piedra filosofal con la rehabilitación vinculada a la calidad del turismo pero, si nos descuidamos, podemos salir escaldados cuando se dejan cabos sueltos en islas como Gran Canaria, con un millón menos de visitantes que Tenerife, no lo olvidemos.

Esos cabos sueltos nos dicen que hay ganas de invertir en lo obsoleto y en lo nuevo y la normativa, con sus exigencias, lo impide.

Creo que ya es hora de plantear la celebración de una cumbre regional del turismo con un único punto en el orden del día: la renovación de la planta alojativa.

Al encuentro invitaría a todas las administraciones, empezando por el Ministerio y continuando con aquellos territorios costeros como Valencia, Baleares, Cataluña o Andalucía que permitan sincronizar una causa común, aprender de su experiencia y, sobre todo, hacer presión ante el Estado ahora que se debate el nuevo REF para que podamos raspar el mayor número de incentivos.

Esa cumbre debería contar también con los touroperadores de nuevos países emisores, con expertos en urbanismo y planeamiento (que no es lo mismo, siempre digo lo mismo) y, por supuesto, con los ayuntamientos más relevantes en materia turística y potencial paisajístico en sus litorales.

La cumbre debe organizarse antes de mayo, primer aniversario de la entrada en vigor de la ley que regula (o desregula, según se vea) las directrices sobre la rehabilitación.

Igual que Paulino Rivero demanda comprensión a Mariano Rajoy sobre nuestras peculiaridades, es hora de que empresarios, Administración y partidos políticos tomen las riendas de una pieza clave en nuestra principal fuente de ingresos.

Que el PP trate ahora, casi in extremis, de que el presidente o el consejero Domingo Berriel, explique en el Parlamento la flexibilización de la Ley, no lleva a ningún sitio.

La Ley se votó en 2013 y ya vimos cómo CC de Gran Canaria provocó más confusión al distanciarse del acuerdo entre nacionalistas y socialistas.

Mucho me temo que las acciones políticas no aliviarán la irritación de los empresarios. Tampoco son comprensibles los vaivenes de las patronales. Necesitamos elaborar un documento de mínimos, claro en su lenguaje y diáfano en su garantía jurídica, de manera que entendamos cuáles son las reglas de juego y qué proyectos pueden ver la luz de una vez por todas.

Lo único  que sabemos es el compromiso expreso de Paulino Rivero, que lo reiteró en su visita la pasada semana a Maspalomas, pero también le digo a nuestro presidente regional que igual que pide sensibilidad a Rajoy con el REF, los empresarios merecemos ser oídos en un foro neutral, sin intermediarios institucionales, sin tergiversaciones adulteradas por el ruido de la fragmentación insular.

Señor presidente, tiene usted ante sí una oportunidad de oro para que esa credibilidad a la que apela a un año de las elecciones, sea reconocida en Gran Canaria, una isla que precisa de forma urgente una rehabilitación de calidad turística duradera, comprometida y valiente.

3616395056_6ef3f4a8c3_z

5 claves para el despegue de Gran Canaria

Las cifras hablan por sí solas: récord histórico de flujo turístico con 372.433 visitantes en noviembre de 2013; récord también en beneficios procedentes del turismo: la Isla obtuvo hasta 3.744 millones en concepto de gasto turístico. El aeropuerto de Gran Canaria se sitúa entre los cinco primeros de España y el número 30 en Europa, el continente más visitado del mundo. Es evidente que Gran Canaria está experimentando una época de repunte, para el que ha sido necesario rediseñarse y adecuar nuestra forma de hacer las cosas a la rápida evolución de los hábitos de mercado y consumidores. Conoce alguna de las claves que ha permitido que Gran Canaria sea hoy sinónimo de éxito.

1. Sector Servicios: los grupos empresariales canarios nos hemos mostrado preferentemente preocupados por la expansión de un sector productivo que comprende varias facetas: una de ellas, la necesidad de otorgar un bien inmaterial de la mejor manera posible a aquél que lo demanda; a continuación, y prácticamente como consecuencia de ello, la obligación de cubrir todos esos puestos de trabajo con personas que ofrezcan su profesionalidad en el sector. La preocupación por el desempleo en el archipiélago es uno de los puntos principales en cada reunión con el Ejecutivo regional, y es una inmensa satisfacción observar la evolución del mercado laboral en cada momento que las estadísticas arrojan una cifra favorable. El turismo es una actividad fundamental para la isla – y eso Santana Cazorla ha sabido apreciarlo como merece –, pero debe ir acompañado de una serie de servicios complementarios que conviertan nuestra oferta hostelera en un conjunto de calidad.

2. Infraestructuras: uno de los puntos fuertes a nuestro favor es que Gran Canaria fomenta la construcción de infraestructuras novedosas, de calidad y programadas con dedicación para cumplimentar el crecimiento y la formación de un territorio fuerte y decidido a formar parte de la cabecera de Europa. Al respecto, la rehabilitación turística ha sido un gran tema de debate; una opción que hemos defendido con ímpetu porque creemos que es una de las llaves a la adaptación de las nuevas exigencias de visitantes y ciudadanos, y una respuesta mesurada a la oferta alojativa ya existente.

3. Conectividad: en este punto, las cifras y porcentajes también hablan por sí solos: Gran Canaria es el territorio del mundo con más carretera por kilómetro cuadrado. Los puertos marítimos repartidos por toda la isla, con Las Palmas y el sur de la Isla a la cabeza, volvieron a batir récord de afluencia al término de 2013; el aeropuerto grancanario se ha colado, del mismo modo, en el Top 5 de los aeródromos de todo el país. La conectividad de Gran Canaria se acentúa en consonancia con la necesidad de la demanda creciente. No obstante, seguimos reivindicando la necesidad de que, desde el Estado Central, se persigan las medidas necesarias para que los ciudadanos canarios reciban facilidades para salvar la distancia con la Península y las dificultades propias de su naturaleza insular.

4. Clima y ambiente: la calidez de Gran Canaria es uno de sus principales atractivos; de hecho, la Universidad de Siracusa de Nueva York consideró que el clima grancanario, ligeramente más cálido y seco dentro del conjunto de islas, es el mejor del planeta. Pero cuando hablamos de calidez no nos referimos solamente a la climatología, sino también al carácter singular y abierto que ofrecen los ciudadanos, por naturaleza abiertos y acogedores, acostumbrados a la variedad de orígenes y propios del tono alegre de un territorio de rasgos subtropicales.

5. Naturaleza única: la particularidad del terreno – una isla volcánica caracterizada por altos picos y calderas de gran tamaño en el centro y playas medanosas en la costa –, su curiosa fauna y su flora única la han convertido en un lugar difícil de encontrar. Gran Canaria fue rebautizada por algunos autores como el “continente en miniatura” por la gran cantidad de variaciones naturales que es capaz de albergar, algo que no escapa al creciente número de visitantes. De hecho, el número de turistas nacionales ha aumentado también de forma significativa, lo cual guarda cierta relación con las escasas similitudes que guarda nuestra naturaleza con la peninsular y con el imperecedero clima cálido a lo largo de todo el año.

 

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Tiempo de diálogo y consenso

La tradición popular nos enseña que los potajitos hay que dejarlos reposar al menos un día.

Los que me conocen saben que soy respetuoso con nuestra identidad y nuestros valores, que son muchos, y, por eso, en medio de la divergencia que suscita la ley de renovación turística respecto a los alojamientos de cuatro estrellas, quiero dejar muy claro que la polémica no conduce a nada bueno, sobre todo, porque arriesga la esencia y genera mucho ruido que imposibilita la reflexión y la toma de decisiones.

Lo expuse en mi carta a Paulino Rivero y me sigo reiterando en el mismo mensaje: Gran Canaria y el conjunto del Archipiélago deben adaptarse a los hábitos de nuestros clientes turísticos antes de que los mercados emergentes (que acabarán recuperándose) vuelvan a tomar la iniciativa de reducir los precios.

 Sabido es que el dato que aporta el Cabildo de Gran Canaria es admisible para acreditar el debate institucional: al menos 6.000 camas de cuatro estrellas están en lista de espera, aguardando su oportunidad para abrirse paso en un mercado con un voraz apetito para conseguir alojamientos de calidad.

Desde esa perspectiva, solo cabe esperar el pronunciamiento de buena voluntad emitido por el Gobierno canario para que cumpla su palabra de flexibilizar los criterios de autorización para rehabilitar en suelo nuevo para aquellas actuaciones con derechos reconocidos o con garantías inversoras que permitan crear empleo y riqueza.

En mayo se cumple el primer año de esta Ley que ha traído más tensión a un negocio que precisa serenidad y sosiego. La sustancia de un potaje no se condensa por mucho que subas el fuego. Necesita mimo, cariño y buenos ingredientes. Nuestra materia prima es la envidia de muchos pero ahí está el problema:  todos la queríamos y entre todos…, ya se sabe.

 La confrontación, y lo digo por experiencia, solo da lugar a más problemas. Administración, políticos y empresarios debemos apostar por la unidad y eso no implica una claudicación de nuestros derechos y a las oportunidades que nos brinda el mercado libre donde todos compitamos en condiciones de igualdad y sin favoritismos.

Estamos ante un cambio de discurso en el que el Gobierno, sobre todo, no se va a exponer a quedar en ridículo a poco más de un año para celebrar las elecciones autonómicas.

Aprovechemos este tiempo para que se cumplan las promesas, de lo contrario, hablarían las urnas, para lo bueno y lo malo.