Archivo del Autor: santiagosantana

Grupo Santana Cazorla - Paradise Hotels & Resorts

Turismo y hostelería: la gran apuesta de Gran Canaria y de Santana Cazorla

La excusa, el incentivo y la meta del Grupo Santana Cazorla ha sido siempre preferentemente uno: que nuestro desarrollo vaya íntimamente ligado al crecimiento de Gran Canaria. Mientras las prioridades eran elaborar una serie de construcciones sólidas, de calidad y dotada de los servicios suficientes, arrancamos con fuerza en este campo – tanto en relación con la obra civil como en el sector inmobiliario –.

Una vez que Canarias se afianzó entre los destinos turísticos preferidos dentro de España, con una representación importante entre los visitantes del centro y el norte de Europa, la oportunidad no podía ser más espléndida, puesto que el turismo otorgaba un importante porcentaje de los ingresos al archipiélago. Sin embargo, Gran Canaria quedó en desventaja en la pugna entre todas las islas por acaparar el mayor número posible de turistas.

Tenerife, cuyo Parque Natural del Teide es el más visitado de Europa, quedó a la cabeza de las grandes islas en el sector turístico y hostelero. Y es precisamente ésta la clave que explica en gran medida por qué Gran Canaria quedó por detrás en ingresos y número de turistas, y que explica también por qué a día de hoy resurge con tanta fuerza: la oferta hotelera.

Durante décadas, numerosos contingentes que abarcan desde la legislación a las malas prácticas empresariales impidieron que Gran Canaria luciera una oferta competitiva y al mismo tiempo emblema de calidad e integración de servicios. Los requerimientos de un sector tan movido como el turístico implica constantes cambios, y por lo tanto una renovada adaptación al medio que solo se consigue con buen ojo, buen oído, y sobre todo, una voluntad de hacer las cosas bien.

Grupo Santana Cazorla apuesta fuertemente por el turismo en las Islas Canarias, porque consideramos fundamental aprovechar este torrente para rescatar Gran Canaria de la crisis mundial, y aprovechar este “paso atrás” para coger impulso y llevarla a la cima de la región. Como ejemplo del que nos sentimos especialmente orgullosos, el grupo de Hoteles y Resorts Paradise ha conseguido posicionarse entre los mejores alojamiento de toda la isla, gracias a su originalidad, a la calidad, a la completa oferta de servicios y a la dotación de todo tipo de comodidades que se ajustan perfectamente a las exigencias del nuevo turista.

Es evidente que la rehabilitación turística de la que hemos hablado en numerosas ocasiones llamaba con urgencia a renovar los espacios viejos y obsoletos, de modo que acabaran siendo una verdadera fuente de atracción para nuestros visitantes. Los Hoteles Paradise ofrecen más de 20.000 plazas en condición de altísima calidad en el sur de Gran Canaria.

En su afán por diversificar la actividad, Grupo Santana Cazorla decidió invertir en un concepto completamente novedoso para el archipiélago, Anfi: un gran complejo vacacional que incluye apartamentos de lujo y que está dotado de instalaciones deportivas y de ocio, bares, restaurantes, locales nocturnos y una playa de arena blanca para disfrute de sus ocupantes. Cerca de 33.000 personas al año llenan las instalaciones que ofrece el Grupo Anfi, que más recientemente ha lanzado Anfi Tauro, al sureste de la isla, y que ofrece apartamentos con opción a compra con las mismas comodidades que sus predecesores.

Es evidente el peso de las Islas Canarias como destino exótico, dados su clima, su ubicación, su diversidad en paisaje y fauna y la particularidad de sus orígenes; y es precisamente tal exotismo, junto a la cercanía de sus gentes y la facilidad para integrarse en sus formas de vida, la que queremos presentar como imagen de nuestra marca, de la visibilidad que está unida a la de la propia Gran Canaria.

Pero tampoco queremos cerrarnos a la idea de que Gran Canaria es solamente un destino de sol y playa. La maravillosa naturaleza que guarda el interior de la isla merece ser disfrutada de la misma forma que sus costas, y es por eso que añadimos a nuestra oferta hotelera el Hotel Rural Las Tirajanas: un espléndido lugar al que no le falta un detalle, perfectamente integrado con su entorno verde y que sigue los patrones del turismo ecológico. Su infraestructura luce toda la calidad de un 4 estrellas y es un seguro de tranquilidad, comodidad y bienestar.

Queremos cuidar lo que somos, promocionarlo y atraer a que cada vez más gente pueda conocerlo. Queremos crecer haciendo lo que sabemos hacer: ofrecer un servicio de calidad en el que la excusa perfecta sea proteger y disfrutar de este archipiélago único que tenemos la fortuna de habitar. Esperamos de todo corazón que las cifras nos sigan acompañando, y que Gran Canaria consiga batir nuevos récords como ya lo hizo en 2013.

 

Grupo Santana Cazorla

Calidad y servicio, la máxima de Santana Cazorla

Somos conscientes de una verdad que conocerán también ustedes: no es sencillo abrirse camino en los grandes sectores de la economía, potentes motores de la sociedad por entero. La multiplicación de agentes en la competencia, las restricciones de determinados sectores en sí, los límites que delinea el marco jurídico, los choques entre intereses o los escándalos mediáticos son solo algunos de los factores que hay que saber capear para conseguir obtener la relevancia deseada, sean cuales sean los valores que nos mueven.

Es evidente que ya no es suficiente solo con blandir la bandera del buen hacer, del trabajo constante y de las motivaciones más benévolas: es necesario mostrarse siempre intachable y entender que el mejor premio al esfuerzo es la satisfacción de tres bloques: nuestros socios, nuestros trabajadores, y por supuesto nuestros clientes: aquellos que disfrutan de los servicios que prestamos.

En este sentido, cada empresa o negocio constituye su propia línea de trabajo y marca una serie de objetivos a cumplir una vez lanza su producto: algunos sacrifican ciertos pilares en beneficio del financiero, o ponen en mayor estima una campaña competitiva y agresiva para conseguir profundizar en el mercado. En cualquier caso, se trata de una diferenciación que ha de hacerse de alguna manera, si queremos llegar a algo.

En una economía como la canaria, donde el turismo es una fuente imprescindible de ingresos y riqueza para la sociedad y que va fuertemente unido al sector de la construcción, no faltan grupos que desean invertir y probar suerte en el terreno. Sumando tales niveles de competitividad a una época de debilidad económica a escala mundial, las dificultades se multiplican por sí mismas; y es por eso que, tomando de la mano la larga experiencia que acompaña al nombre de Santana Cazorla, queremos diferenciarnos de nuestra competencia en dos puntos de peso: la calidad y los servicios.

En Santana Cazorla, hemos querido aprender de los errores que siempre se cometen y apoyarnos en los más de cuarenta años de andadura siempre para dar un impulso a nuestros proyectos. En el campo turístico, nuestra idea fundamental en la actualidad es conseguir adecuarnos a las exigencias, siempre al alza, del nuevo turista europeo: instalaciones vistosas y buenas, espacio, integración de servicios, amplias posibilidades en un mismo complejo. En definitiva, resorts y hoteles de lujo o semi-lujo por las que estamos luchando; muchas de las cuales ya lucen nuestro sello y cuentan con el apoyo de aquellos usuarios que ya han podido disfrutarlos.

Lo mismo ocurre con nuestra línea de negocio dedicada a la construcción, tanto destinada a la obra civil como al sector inmobiliario: focalizamos un objetivo de utilidad para un gran número de personas, lo dotamos de todos los servicios posibles y cuidamos de que encaje perfectamente con el entorno en que se sitúe. Es importante no desviarnos de esa máxima que guía todos nuestros esfuerzos y que pretendemos inculcar a los profesionales que trabajan con nosotros: formamos parte de sectores de gran relevancia para nuestra comunidad, y todas nuestras decisiones repercutirán de forma casi inmediata en la sociedad. Saber que no trabajamos por nosotros, sino para prestar un servicio a un colectivo cada vez mayor, es una satisfacción para Santana Cazorla que mueve el crecimiento y la diversificación de este grupo.

Como ya hemos mencionado, la satisfacción de quienes hacen uso de nuestros servicios y han confiado en nosotros para cubrir su demanda es el mayor tesoro que acumulamos. Sobre ella se asienta nuestra verdadera experiencia y nuestro buen nombre. Hoteles y resorts, viviendas, carreteras, edificios públicos, instalaciones deportivas, residencias universitarias o incursiones en el mundo de la comunicación son solo algunas de nuestras líneas de negocio que queremos ver crecer bajo la cúpula dorada de la calidad, la utilidad y la integridad de los servicios.

riverorajoy

El día después Rajoy-Rivero

Celebro el tono de concordia y respeto que mostraron días atrás los presidentes Mariano Rajoy y Paulino Rivero.

En primer lugar, me satisface que los políticos traten de dar ejemplo a la ciudadanía con modales de responsabilidad institucional que, aunque nunca es tarde si la dicha es buena, se echaban en falta desde hace muchos años.

Sin embargo, y pese al optimismo que nos trasladan, quiero expresar mis dudas sobre los resultados prácticos de la visita de Rivero a La Moncloa.

Soy escéptico porque me cuesta conocer la letra pequeña del acuerdo que han podido amarrar los dos mandatarios.

Si tuviera que expresarlo con un ejemplo sencillo y costumbrista, propio de nuestra tierra, diría que los ecos de la visita son como los de un caldero que está al fuego. Como decía mi abuelo, con más continente que contenido, que una vez servido en el plato solo hay caldo humeante, sin garbanzos ni condumio que satisfaga a nadie.

Sé que han elaborado una agenda de trabajo que debería coronarse en verano, pero me pregunto: ¿hacen falta tantas alforjas? ¿Acaso no están claras las necesidades canarias? ¿Acaso no sabemos cuáles son los retos de nuestra industria turística y de servicios?

En su blog de este domingo, Paulino Rivero afirmó que “ha logrado abrir puertas, que ha provocado que se deje atrás un tiempo y que se abra otro diferente”.

Y quizás tenga razón, pero debe saber el presidente regional, que si algo escasea en los retos de la economía canaria es el tiempo.

Esperar a que los partidos logren consensos inabarcables a un año escaso de las elecciones autonómicas, es un riesgo que no podemos correr los empresarios, los inversores, los trabajadores y los miles de desocupados que viven en Canarias.

 En mi carta a Paulino Rivero, le expuse los 10 puntos calientes que debemos asumir entre todos, sin dilación y sin ánimo discriminatorio desde el ámbito institucional.

Además del REF y sus cláusulas sociales, como se pretende introducir en el debate de 2014, Canarias necesita otros empujes que permitan desbloquear los contenciosos que amilanan la inversión.

La inseguridad jurídica de los últimos años resta capacidad al libre mercado y a la competencia entre operadores privados, que son los pilares del desarrollo económico y el Estado del Bienestar, ya que la prosperidad lleva aparejado más consumo y más recaudación, y, a su vez, eso implica mejor reparto de las asignaciones en servicios sociales como Sanidad, Educación, Justicia y acciones de erradicación de la pobreza y la desigualdad.

Repito, enhorabuena a los dos gobiernos por esta etapa de conciliación mutua, pero no caigamos en la tentación de convertir este idilio en una tormentosa relación con fines electorales porque, de ser así, pondríamos en riesgo lo mejor de nuestra razón de ser: la credibilidad, la confianza y el buen nombre de Canarias.

 

Grupo Santana Cazorla - Servicios

Ecologismo y prestación social, de la mano de Santana Cazorla Servicios

Las incursiones en el ámbito colectivo que se fueron fraguando con los inicios de Petrecan y la construcción de obra civil fueron maniobrando en una trayectoria que nos llevó al desarrollo de la línea del mantenimiento y los servicios. Para Santana Cazorla era fundamental seguir colaborando estrechamente con la sociedad, y esta vez no solo para crear una riqueza en sectores que pudiera beneficiar de forma genérica a todo el conjunto de canarios, sino de una forma mucho más específica hacia los ciudadanos: el servicio público.

Son casi veinte años los que lleva en funcionamiento Santana Cazorla Servicios, una sociedad creada bajo el amparo financiero y la consolidación del Grupo. A la experiencia de su actividad y el prestigio del nombre Santana Cazorla se unen más de 700 trabajadores que hacen posible, día a día, que los servicios de limpieza, mantenimiento y gestión de residuos se realicen con toda efectividad y seguridad. Nos aseguramos de que entre nuestras filas se encuentren los mejores profesionales, inspirados por los valores que consideramos más nobles en el servicio al ciudadano: la calidad, la cualificación, la minuciosidad, la atención personalizada y perfectamente ajustada a las necesidades que se traten en cada momento.

Trabajamos para instituciones y organismos de todo tipo, entre ellos las administraciones públicas de grandes municipios del sur de Gran Canaria, las zonas I, II y III de Las Palmas de Gran Canaria, y el Paseo de las Canteras. Creemos que la confianza de los organismos públicos en Santana Cazorla es clave para que pongamos todo nuestro esfuerzo y nuestro afán de servir a los canarios, a quienes nos debemos. Porque un contrato entre nuestro Grupo y el sector público es siempre un paso adelante en los tratos de cordialidad entre ambos, pero ante todo es un pacto por brindar el mejor servicio a sus vecinos.

Nuestros servicios de limpieza se desarrollan en áreas sociales como las vías y comunicaciones de ciudades, carreteras, oficinas, industrias, colegios y complejos turísticos. Y nuestro interés por cuidar los aspectos del entorno urbano de las comunidades canarias nos llevó inevitablemente a un área del que nos sentimos especialmente orgullosos: el ecológico. Nos gusta la naturaleza canaria, nos gusta sentirnos únicos y nos gusta mimar cada detalle de nuestra particularidad para que podamos seguir siendo nosotros.

Esta vocación de servicio integral diversificó nuestra sociedad de servicios, por una parte, hacia el mantenimiento de parques y jardines. Lo hacemos siempre con criterios medioambientales: utilizando modernos sistemas en el cuidado de la vegetación, evitando el uso de herbicidas, utilizando abono orgánico y procurando ante todo preservar la flora local. Nos enorgullecemos de hacernos cargo de los espacios verdes de la ciudad de Las Palmas y de municipios tan emblemáticos y de carácter natural como el de Telde.

La segunda línea que hemos tomado en relación con el cuidado del entorno ecológico es el reciclaje y tratamiento de residuos. Tratándose de materiales especiales y de delicado proceso, hemos escogido a los profesionales mejor formados; como los que se ocupan actualmente del complejo ambiental El Salto del Negro de Las Palmas de Gran Canaria, donde nos encargamos de una diversa tipología de gestión – residuos peligrosos y médicos, biometanización, desguace o trituradora de voluminosos – que requiere de una especialidad para los que confiamos estar perfectamente preparados.

Consideramos fundamental aportar nuestro granito de arena en conservar la biodiversidad canaria y la limpieza de los centros urbanos y espacios naturales de Gran Canaria; pero queremos también destinar una parte de nuestros esfuerzos y presupuestos en las campañas de concienciación, dirigida a la ciudadanía, sobre la importancia de mantener limpio el entorno de nuestra isla. Porque cuidando entre todos el medio único en que vivimos podremos seguir disfrutando de la riqueza que genera y que, de por sí, son nuestras islas.

Santiago Santana Cazorla

Carta al Presidente del Gobierno de Canarias

D. Paulino Rivero

Iniciado el año 2014, me dirijo a usted para trasladarle mis inquietudes y reflexiones ante el encuentro que mantendrá con D. Mariano Rajoy.

Vaya por delante mi deseo de que esta reunión fructifique con resultados visibles a corto y medio plazo, de manera que se priorice el interés general de Canarias, de su economía y bienestar, por encima de cualquier riesgo de disputa partidista o institucional, que arrastre al Archipiélago a una mayor desconfianza hacia la clase política.

Las relaciones entre Canarias y el Estado han quedado fisuradas en el tiempo por razones que la opinión pública no acaba de entender. Sin embargo, no es hora de mirar hacia atrás y de lamentar oportunidades perdidas.

En los canarios se abriga un sentimiento agridulce por tantas promesas rotas, por tantas esperanzas que, luego, se han desvanecido sin que nadie dé la cara con valentía y sentido común.

Después de más de cuatro décadas como empresario, le digo sr. presidente, que un gesto pesa más que mil palabras y que, al igual que mi grupo entiende como una unidad el conjunto de trabajadores, clientes, accionistas e inversores, Canarias ha de ser concebida también como una unidad con vasos comunicantes que permita aprovechar las fortalezas de su clima, de su saber hacer, de su conectividad y de sus infraestructuras turísticas, sanitarias, viarias, educativas, culturales y de ocio.

En Canarias no sobra nada; es más, todavía nos falta mucho para consolidar nuestras bondades ante los socios comerciales europeos, de manera que un cambio de tendencia en los destinos o hábitos turísticos, no modifique esta etapa de mayor afluencia de visitantes que estamos experimentando como consecuencia de factores coyunturales más que estructurales.

Sea pues bienvenido este encuentro entre usted y el presidente de la Nación después de un periodo de tensiones que en nada beneficia a nuestra economía y que ojalá sirva para un mejor diálogo entre dos administraciones que deben navegar con un rumbo común, donde Canarias sea concebida como un territorio necesitado de un marco jurídico (el REF) sujeto a plenas garantías institucionales, sin alteraciones por caprichos interpretativos que tanta desazón nos ha traído.

Como acabo de expresarle, d. Paulino, los empresarios queremos trabajar en condiciones óptimas, de forma que demos el mejor servicio a nuestros clientes y que seamos capaces de mostrar a nuestros trabajadores y a sus familias un futuro provechoso.

Para avanzar en estos objetivos es imprescindible un compromiso de partes basado en los siguientes puntos:

1. Un pacto de no agresión que anteponga la lucha contra el desempleo, que se ha convertido, por desgracia, en la peor noticia de todas. El paro anula la esperanza y socava la dignidad y, lo que es peor, limita nuestra capacidad de crecimiento, sumiendo a decenas de miles de canarios en la desolación.

2. Una guía para garantizar la solvencia de la financiación autonómica, de forma que los recursos disponibles no se sometan cada año a los altibajos presupuestarios y a la pérdida de eficiencia en la gestión de lo público.

3. Una mayor flexibilización de la Administración de manera que los procedimientos no se empantanen; muchas inversiones acaban quedando en el olvido.

4. Una celeridad en las asignaciones a la Administración de Justicia, para que resuelva en tiempo y forma contenciosos que diezman nuestra fe en el Estado de Derecho.

5. Un esfuerzo para promover la inversión pública como motor de crecimiento sin tanta obsesión por el control del déficit, tal y como ha acreditado la economía estadounidense en estos tres últimos años a través de programas expansivos que fomentan el empleo y el crédito a las empresas.

6. Una mayor transparencia en el modelo de gestión aeroportuaria de forma que el nuevo marco de competencias nos diga qué obras son necesarias para garantizar un servicio de calidad a los millones de usuarios que soportan los ocho aeródromos isleños.

7. Una llamada de atención a las aerolíneas españolas para que generen más plazas y vuelos que fortalezcan el turismo peninsular.

8. Una racionalización de las leyes del territorio que introduzca mayor competencia en la oferta alojativa y mayor facilidad de implantación de inversores, alejándonos así de las tentaciones intervencionistas.

9. Una estabilidad permanente en las ayudas al transporte de mercancías que hagan más soportable el coste de la insularidad.

10.  Un desarrollo eficaz en las infraestructuras energéticas que nos hagan sostenibles en el tiempo. La mera idea de un apagón cero por falta de modernización de las instalaciones eléctricas, mermaría nuestra credibilidad ante los turistas y los turoperadores con graves consecuencias que aprovecharían destinos alternativos.

A modo de resumen, señor presidente, la economía, las empresas, los sindicatos, los trabajadores, los desocupados, las familias y las instituciones civiles, aguardan con avidez que los políticos prediquen con el ejemplo y que den un paso de gigante en pro de una sociedad más justa, más abierta y más libre, en la que la ética sea el timón de nuestros esfuerzos, sueños e ilusiones.

Esta nueva etapa que se abre entre Canarias y el Estado debe marcar el inicio de una política de gestos que ha de traducirse en hechos, evitando la crispación política y dejando claro que con las cosas de comer no se juega.

Suerte a ambos.

Atentamente,

Santiago Santana Cazorla, empresario.

Santana Cazorla - equipo 10

Por una gestión inmobiliaria útil y de calidad

Somos conscientes de que la palabra “inmobiliaria” es un término que ha traído numerosos quebraderos de cabeza colectivos. Que dicha gestión inmobiliaria se asocia a otros no demasiado gratos, de los que se hacen eco los medios de comunicación y que están bien presentes en el pensamiento y el vocabulario de toda la sociedad española.

Durante décadas nos hemos ocupado, desde una parte integral de Grupo Santana Cazorla, de la gestión y promoción inmobiliaria de la Península y las Islas Canarias, siempre con una dedicación respetuosa y digna de respeto. Tanto en los momentos en los que – por todos es sabido – el sector inmobiliario funcionaba a toda máquina, como aquellos en los que el pico de recesión mermara la actividad, el afán de las filiales del grupo ha sido una gestión de la vivienda útil, reflexiva y basada en el conocimiento del mercado.

Es así como ha obrado Equipo 10 desde su nacimiento en Madrid en el año 1993; y la sociedad creada en su seno con igual utilidad e integridad en Grupo Santana Cazorla, Iniscan. La política de ambas, siguiendo aquella que persigue el grupo matriz, es simple y llanamente la de apostar por la calidad y no por la cantidad.

Y esa calidad alcanza a todos los matices de la gestión inmobiliaria: la utilización de los mejores materiales en la construcción de las viviendas y locales, el emplazamiento ideal para cada espacio y los el cumplimiento de los servicios que acompañan a cada edificio.

El funcionamiento de tal proceso se basa en ofrecer un servicio integral, y pasa por aunar las exigencias del mercado con la atención especializada al cliente, de modo que cada elección pase por un marco ajustado a los deseos y requerimientos de cada individuo.

En todos los casos se aseguran la perfecta armonía de las viviendas en su entorno, la seguridad y los máximos niveles en diseño, calidad de la construcción y exclusividad. Al igual que hemos deseado cumplir con las expectativas del turismo, creemos que cubrir el máximo de necesidades y de servicios posibles es la meta de la promoción inmobiliaria. Un cliente satisfecho fundamenta la fiabilidad y la confianza, hace crecer el sector y genera la riqueza que es reclamo de Santana Cazorla para con todo el archipiélago canario.

Aprendemos de la experiencia y aprovechamos el soplo que significa el agradecimiento de tantos clientes satisfechos con nuestra gestión. A la cabeza de las promotoras de la región, remamos para capear el temporal haciendo lo que sabemos hacer: apostar por la calidad al servicio de los ciudadanos.

Hermanos Santana Cazorla - Rehabilitación de hoteles

La rehabilitación turística

Estoy convencido, al cien por cien, de que tenemos negocio turístico para rato, pero solo si somos capaces de reconocer nuestras debilidades y nuestras fortalezas; y entre las amenazas que nos afectan, me preocupa lo que hagamos con nuestra oferta alojativa.

La rehabilitación turística es una prioridad que exige un consenso político y empresarial sin más dilaciones. Estamos perdiendo oportunidades que solo pasan una vez, y cuando nos demos cuenta, ya habrán pasado. Si se da ese caso lo lamentaremos, porque veremos que nuestros competidores, sobre todo del Norte de África (Túnez y Egipto) o Turquía, habrán vuelto a la carga con precios tan bajos que nos dificultará la capacidad de reacción ante nuestros socios comerciales de Europa.

Creo, sinceramente, que la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias ha sido un desacierto porque impide satisfacer al turista en sus nuevos hábitos, que ya no son ni mucho menos los de hace 15 años, cuando los turistas el Norte de Europa, por ejemplo, buscaban apartamentos o bungalows.

Ahora, los turistas reclaman hoteles de tres, cuatro o cinco estrellas que cubran el mayor número de servicios. En Gran Canaria, por ejemplo, tenemos buenos hoteles (y apartahoteles) que garantizan esas necesidades, pero son insuficientes. En cierta medida, ese déficit explica que Tenerife disponga de un millón más de turistas al año que Gran Canaria.

Pero si a eso unimos, además, la escasa competencia entre los receptores y la hegemonía del Derecho de Propiedad frente a las unidades de explotación, la situación se vuelve preocupante para los empresarios de Gran Canaria. Mi opinión firme al respecto es que deberían declararse muchas propiedades de interés general para revertir cuanto antes esta tendencia.

En Tenerife, la oferta de camas llega al 75%; en Gran Canaria apenas alcanza la mitad. Es una desventaja preocupante que debe equilibrarse, porque corremos el riesgo de pasarlo mal a medio y largo plazo.

Yo le pido al presidente del Gobierno regional que no experimente con gaseosa porque frenar la inversión es cercenar nuestro futuro, jugar con el pan de los canarios. Hay oportunidades que pasan una vez y nuestros competidores bajarán los precios de forma agresiva y, para entonces, los turistas habrán olvidado en un par de años los incidentes de este tiempo atrás con la primavera árabe.

No caben excusas para poner pegas a las reformas y a las nuevas construcciones. Las inversiones no pueden esperar a que se pronuncien los tribunales porque no hay nada peor para un empresario que le invada la sensación de inseguridad jurídica.

Santana Cazorla anfi beach

Hermanos Santana Cazorla: el origen del Grupo

Corría el año 1970 cuando dos hermanos, Manuel y Santiago Santana Cazorla, formaron una sociedad dedicada a la construcción en Gran Canaria. Poco podíamos saber entonces que Hermanos Santana Cazorla S.L. no era en sí misma la meta, si no el punto de partida de cuatro décadas de desarrollo en múltiples direcciones.

Lo cierto es que, ya desde sus inicios, el éxito estaba asegurado por la profesionalidad de sus técnicos y la calidad de sus construcciones. Hermanos Santana Cazorla dedicó grandes esfuerzos a impulsar varias líneas dentro de su sector: enlazó hábilmente sus competencias con la fuerza del turismo del archipiélago con la construcción de complejos turísticos; y también supo tomar la senda de la promoción inmobiliaria para afianzar su éxito y su utilidad en el sector de la construcción. Su construcción de viviendas asciende a la cifra de 2.000 hogares.

El paso definitivo sería en la trayectoria de los servicios públicos. Su compromiso con el crecimiento de Gran Canaria y del archipiélago en general derivó en la colaboración de sus proyectos en la sociedad canaria. Hermanos Santana Cazorla se ha volcado en instalaciones educativas – en un intento por elevar el nivel formativo de las jóvenes generaciones – y en la reforma de edificios para centros médicos, deportivos y hospitales. Una forma de que un amplio colectivo pudiera obtener un beneficio de la acción de la empresa.

La demanda se desbordó de tal modo que Hermanos Santana Cazorla desarrolló una compañía auxiliar, Petrecan, para cubrir las necesidades más específicas del sector de la construcción. La nueva sociedad se dedicó entonces a la edificación de obras civiles, y desde entonces consigue las concesiones de numerosas necesidades del sector público. Petrecan es la responsable de la pavimentación del Puerto de Arinaga, de asfaltar carreteras como la de Tejeda, y de la reforma de edificios históricos como el de la Catedral de Santa Ana, en Las Palmas de Gran Canaria.

La construcción ha sido, por tanto, el origen y la “excusa” para la diversificación del actual Grupo Santana Cazorla; un auténtico foco, generador y potenciador, de la riqueza de las Islas Canarias. La que fuera una pequeña sociedad de hermanos nos hizo recapacitar acerca de la necesidad de orientar la actividad hacia sectores que aparentemente no se tocan, pero permanecen cohesionados con lógica bajo un mismo nombre. Hemos apostado por esa diversificación porque, como dijera Santiago Santana “es preferible no dejar todos los huevos en el mismo cesto”.

Santana Cazorla - Anfi Tauro Golf

Grupo Santana Cazorla: El objetivo es transformar canarias

En el Grupo Santana Cazorla trabajamos para crear riqueza y transformar Canarias y, en este periodo de reajustes, hay que sacar lo mejor de las experiencias, apostar por lo positivo, convertir el llanto en alegría y buscar el máximo provecho de las oportunidades que nos ofrece el mercado, donde Canarias mira al futuro con optimismo y esperanza.

 En una economía muy dependiente del turismo como la canaria, esas oportunidades deben transformarse en realidades, pero el exceso de intervencionismo desarma la ilusión y frena nuestra capacidad para invertir y sacar adelante proyectos que ayudarían a crear más empleo y a fortalecer el tejido empresarial de Canarias.

Desde que comenzamos en 1970, nos hemos convertido en una corporación destacada y próspera gracias al esfuerzo colectivo de la plantilla, los socios y los clientes. Llegar hasta aquí, 43 años después, me permite ver las cosas con la perspectiva del tiempo y la experiencia, dos valores que siempre me ayuda a tomar decisiones.

Nuestra fortaleza se ha labrado con esfuerzos, éxitos y algunos sinsabores. Y eso nos ha hecho fuertes y buscar la calidad en todo momento. Se trata de sólidos y consistentes cimientos que nos han permitido tolerar los efectos de la recesión económica mundial dentro del sector turístico y de la construcción.

El turismo ahora mismo va bien, pero podría ir mejor si se hacen los deberes. La Administración es muy lenta y hay mucha burocracia y eso ralentiza a los empresarios. Antes, durante la etapa de bonanza, se ganaba mucho dinero y por eso se molestaba a la Administración, pero si ahora que los empresarios saben que van a ganar poco, se acentúan las pegas, se paraliza la inversión y eso es malo para todos, para el empleo y para la Administración, que recauda menos.

Creo, sinceramente, que habría que vaciar el actual marco normativo para simplificar los procedimientos. La maraña burocrática actual desilusiona y lía hasta los empresarios de larga trayectoria. Si ,incluso, el que está acostumbrado a veces ya no sabe dónde está, imaginemos lo que soporta una persona joven que quiere crear una empresa nueva.

Hoy, el turismo viene a buscar cosas que sean razonablemente buenas, de calidad, sobre todo, hoteles y alojamientos de 4 y 5 estrellas. El turista de hoy reclama un sistema de organización de comidas y animación dentro del hotel, y hay que tener productos acordes a lo que la gente pide. La empresa que dispone de estas ofertas, tiene garantizada la continuidad. Los malos establecimientos, en cambio, deben cerrar o reorganizarse y hacerlo bien. Y aquí la Administración tiene su responsabilidad, prestando más atención a las infraestructuras y buscando soluciones, no pegas.

Las administraciones deben brindarse a ofertar sus servicios para agilizar la economía y que los empresarios, los empleados y los inversores vean garantías y seguridad jurídica y administrativa en todo momento. En una sociedad donde la Justicia es lenta, la Democracia flaquea o no existe.

Mogán

Grupo Santana Cazorla: trabajar para el futuro

Más de 30 años de experiencia y cerca de 3500 empleados trabajando día a día en mejorar el nivel
de vida en Gran Canaria. Éste es el mejor aval con el que cuenta Grupo Santana Cazorla, grupo
empresarial dedicado a los más diversos sectores con el fin de expandir una política corporativa
preocupada por los aspectos sociales del archipiélago.

Un pequeño negocio de Santiago Santana Cazorla, sirvió de germen
para el crecimiento de toda una familia empresarial de largo alcance. Saltando desde el área
inmobiliaria, la potencia, el afán y la ambición de Grupo Santana Cazorla se expandió con éxito
a campos tan diversos como el mantenimiento del paisaje urbano, la purificación de las aguas de
Gran Canaria, la producción de vino de calidad o la automoción con la venta en exclusiva de la
patente BMW en Gran Canaria.

Pero la que es sin duda su línea estrella es la combinación perfecta entre la hostelería de lujo y el
sector turismo
en la isla. Aplaudido y premiado durante décadas, su último galardón “Property
Awards”
– por Grupo Anfi – destaca su esfuerzo y dedicación al mundo de la hostelería de alto
nivel. Este reconocimiento al mejor complejo vacacional de Europa y África eleva su caché a la
categoría internacional.

El compromiso de Grupo Santana Cazorla con la sociedad en general y con Gran Canaria en
particular está presente en todos los ámbitos de su actividad: desde su afán por el mantenimiento
del patrimonio urbano y paisajístico grancanario al confort y la satisfacción de sus visitantes en su
estancia. Todo ello sin olvidar lo que somos y a qué nos debemos: nuestros trabajadores, nuestra
tierra y nuestra identidad.

Nuestro empeño es mejorar el nivel y el estilo de vida de nuestra comunidad con el compromiso de
mejora constante y crecimiento de nuestra línea. Creemos que la riqueza no se mide al peso, sino
en el bienestar de las personas que nos rodean: Grupo Santana Cazorla aprende del pasado para
trabajar hoy por el futuro.