Santiago Santana Cazorla - Paradise Hotels & Resort - Gran Canaria

Por una cumbre sobre la rehabilitación

Este fin de semana he meditado sobre muchas de las reflexiones, análisis y artículos en torno a la renovación turística. En casi todas percibo preocupación empresarial y sofoco político. Leí también con atención el blog de Paulino Rivero sobre esa Segunda Transición que plantea al presidente de la Nación para que las singularidades canarias (fiscales y económicas) tengan el espacio que se merece en la Constitución, como si ya no constaran de forma clara en el texto actual. Están siendo unas semanas muy intensas, pero a la vista de los hechos me remito: mucho ruido y pocas nueces.

Parece que hemos encontrado la piedra filosofal con la rehabilitación vinculada a la calidad del turismo pero, si nos descuidamos, podemos salir escaldados cuando se dejan cabos sueltos en islas como Gran Canaria, con un millón menos de visitantes que Tenerife, no lo olvidemos.

Esos cabos sueltos nos dicen que hay ganas de invertir en lo obsoleto y en lo nuevo y la normativa, con sus exigencias, lo impide.

Creo que ya es hora de plantear la celebración de una cumbre regional del turismo con un único punto en el orden del día: la renovación de la planta alojativa.

Al encuentro invitaría a todas las administraciones, empezando por el Ministerio y continuando con aquellos territorios costeros como Valencia, Baleares, Cataluña o Andalucía que permitan sincronizar una causa común, aprender de su experiencia y, sobre todo, hacer presión ante el Estado ahora que se debate el nuevo REF para que podamos raspar el mayor número de incentivos.

Esa cumbre debería contar también con los touroperadores de nuevos países emisores, con expertos en urbanismo y planeamiento (que no es lo mismo, siempre digo lo mismo) y, por supuesto, con los ayuntamientos más relevantes en materia turística y potencial paisajístico en sus litorales.

La cumbre debe organizarse antes de mayo, primer aniversario de la entrada en vigor de la ley que regula (o desregula, según se vea) las directrices sobre la rehabilitación.

Igual que Paulino Rivero demanda comprensión a Mariano Rajoy sobre nuestras peculiaridades, es hora de que empresarios, Administración y partidos políticos tomen las riendas de una pieza clave en nuestra principal fuente de ingresos.

Que el PP trate ahora, casi in extremis, de que el presidente o el consejero Domingo Berriel, explique en el Parlamento la flexibilización de la Ley, no lleva a ningún sitio.

La Ley se votó en 2013 y ya vimos cómo CC de Gran Canaria provocó más confusión al distanciarse del acuerdo entre nacionalistas y socialistas.

Mucho me temo que las acciones políticas no aliviarán la irritación de los empresarios. Tampoco son comprensibles los vaivenes de las patronales. Necesitamos elaborar un documento de mínimos, claro en su lenguaje y diáfano en su garantía jurídica, de manera que entendamos cuáles son las reglas de juego y qué proyectos pueden ver la luz de una vez por todas.

Lo único  que sabemos es el compromiso expreso de Paulino Rivero, que lo reiteró en su visita la pasada semana a Maspalomas, pero también le digo a nuestro presidente regional que igual que pide sensibilidad a Rajoy con el REF, los empresarios merecemos ser oídos en un foro neutral, sin intermediarios institucionales, sin tergiversaciones adulteradas por el ruido de la fragmentación insular.

Señor presidente, tiene usted ante sí una oportunidad de oro para que esa credibilidad a la que apela a un año de las elecciones, sea reconocida en Gran Canaria, una isla que precisa de forma urgente una rehabilitación de calidad turística duradera, comprometida y valiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>